Docente peruano enseña Filosofía a través del rap

Con esta propuesta, Andrés Espinoza representó al Perú en el III Congreso Internacional Sobre Innovación Educativa en Filosofía, realizado en España.

Andrés Espinoza llega a clases y hace una pregunta “¿Para qué estamos en este mundo?” Hay silencio. Pero minutos después, el lugar comienza a tener participación, pues los alumnos saben que pueden responder a la interrogante a través del rap, la manifestación musical de la cultura hip hop. Con esta propuesta, el docente ha logrado representar al Perú en un congreso internacional.

“Yo empecé mi vínculo con la filosofía hace tres años. Antes hacía seminarios vinculados a la producción musical, sobre composiciones y actividades autogestionadas de artistas. Sin embargo, un día, el colegio Jean Le Boulch me llamó”, cuenta Andrés, que viene desarrollando el piloto con el psicólogo José María Taramona.

La referida institución educativa se encontraba en búsqueda de un profesor que enseñe hip hop como taller libre en el colegio, pues los alumnos querían aprender el arte de improvisar.

En el 2016, el taller inició con el nivel primaria; en el 2017, se comenzó a enseñar a los dos primeros años de secundaria. “En el 2018 dijimos: ‘¿qué pasa si este grupo de chicos expresan la Filosofía a través del rap?’”, recuerda Andrés.

Una clase

“Para hacer hip hop no se requiere previo conocimiento musical. Sino que, en última instancia, solo debes caerle al ritmo. Y si no, se puede hacer una suerte de décimas, hablar cuando te ponen una pista”, explica el docente.

Esta fácil accesibilidad es la que permitió, según Andrés, que los alumnos se sumen a la iniciativa que viene teniendo grandes resultados.

Andrés cuenta que al llegar al salón, plantea una pregunta y les enseña una película que,a su término, les permita tener un debate. Luego, separan a los estudiantes en dos grupos: los que desean hablar y los que lo prefieren comunicar a través del rap.

“Elegimos una pista instrumental y ellos comienzan a componer. Le damos un tiempo para ocho, 16 o 32 barras. Finalmente graban su propuesta y la muestra al salón. Todos intervienen”, cuenta el profesor.

Las sesiones  duran una hora y media aproximadamente y un tema dura cuatro semanas. Además, algunos de los ejemplos de la clase han sido subidos en YouTube y Facebook. “Hay gente que nos dice que solo perdemos el tiempo, pero otros consideran que enaltecen el contenido”, sentencia Andrés.

Metas

Así, con esta innovadora propuesta, el docente peruano ha logrado representar al Perú en el III Congreso Internacional Sobre Innovación Educativa en Filosofía, realizado en la Universidad de Barcelona, España.

Pero sus metas no terminan allí. Andrés y José María buscan que estas clases no sean un privilegio de quienes estudian en un colegio privado, sino que llegue a todos los lugares del país, sobre todo a los de clase económica baja.

“El hip hop es una música callejera, me imagino el impacto que tendría en los barrios”, dice Andrés, quien le agradaría que el Ministerio de Educación y el de Cultura apueste por trabajar con él y proponer su iniciativa dentro de la malla curricular.

El docente asegura que de esta manera se forman niños y adolescentes que se cuestionan y ello genera una conciencia para una sociedad mejor.

“Que las personas entiendan que está Bad Bunny, pero también están mis chicos que hacen lo mismo, pero con contenido”, sentencia Andrés.

FUENTE: larepublica.pe