El efecto Pigmalión: el poder de las expectativas docentes sobre el rendimiento de sus estudiantes

Según un experimento, las creencias y expectativas docentes sobre los estudiantes pueden condicionar su comportamiento y afectar los resultados de aprendizaje. Infórmate más sobre el tema y participa de nuestro foro para conocer tu opinión. 

En los años 60, a partir de una investigación, el psicólogo Robert Rosenthal y la directora de escuela Lenore Jacobson llegaron a la conclusión de que las expectativas que tiene un docente sobre un estudiante pueden condicionar su comportamiento hacia él y modificar o afectar su rendimiento académico. A este experimento se le conoce como el efecto Pigmalión.

Pero ¿en qué consistió el experimento? Rosenthal y Jacobson informaron a un grupo de docentes de primaria que sus estudiantes habían elaborado un test que evaluaba sus capacidades intelectuales. Luego, les indicaron los nombres de los estudiantes que obtuvieron los mejores resultados; es decir, los que tenían una capacidad intelectual superior a la de los demás.

Asimismo, les explicaron que, como era natural, se esperaba que estos estudiantes obtuvieran los mejores resultados en su rendimiento académico al finalizar el curso. Ocho meses después sucedió de esa manera, los alumnos seleccionados tenían un rendimiento significativamente superior al de sus otros compañeros.

Hasta aquí suena todo lógico. Sin embargo, lo interesante del caso es que nunca se realizó el test de evaluación al inicio del curso. Los estudiantes supuestamente sobresalientes fueron elegidos al azar sin tener en cuenta sus capacidades. No hubo un test de evaluación ni nada que los clasificara. ¿Qué sucedió entonces?

Cuando los docentes se enteraron que un grupo de estudiantes eran sobresalientes y que se esperaba que estos obtuvieran los mejores resultados en el curso (se formó una expectativa), su comportamiento hacia estos alumnos facilitó que tuvieran el mejor rendimiento académico. Es decir, las creencias de los docentes acerca de las capacidades de sus estudiantes originaron las conductas que los mismos docentes esperaban. Se dio en el ámbito escolar lo que se conoce en psicología como profecía autocumplida.

Factores determinantes del efecto Pigmalión
Según Rosenthal, se evidenciaron cuatro factores determinantes para que el experimento tenga el efecto previsto:

  • Los docentes generaron un clima más acogedor con los estudiantes que presentaban mejores expectativas. Esto se verificó porque la comunicación verbal y no verbal (gestos, expresiones faciales, mirada, etc.) era más agradable, la cual se constituía en un estímulo para el estudiante, quien captaba y reaccionaba con mejor predisposición ante los mensajes que transmitía el docente.
  • Se observó que los docentes se esforzaban por enseñar más contenidos a los estudiantes con mejores expectativas. Además, al creer que un grupo de estudiantes tenía un rendimiento superior, se les exigía más.
  • Los docentes les hicieron más preguntas y con mayor grado de dificultad a estos estudiantes, pues esperaban algo de ellos. Además, se observó que los ayudaban con las respuestas, los interrumpían menos y les brindaban más oportunidades.
  • Estos estudiantes siempre fueron elogiados para que consigan resultados. Mientras más se espera de un alumno más se le alaba.

Sabías que…
Pigmalión fue un Rey de Chipre y un gran escultor. Cuenta la leyenda que había buscado mujeres para casarse pero ninguna era perfecta para él. En ese sentido, dejó de creer en el amor y se dedicó a hacer bellas esculturas de piedras. Un día se propuso esculpir a la mujer de sus sueños y conforme la fue creando se fue enamorando de ella. Incluso, la trataba como si fuera una mujer real: la vestía, la desvestía, la besaba y la abrazaba. Un día Afrodita, la diosa del amor, conmovida por el amor de Pigmalión hacia la estatua, decidió concederle su deseo y la convirtió en una mujer de verdad. Luego de besar a su estatua Galatea, así se llamaba, esta tomó su primer aliento de vida y así el rey Pigmalión tuvo la esposa de sus sueños. Ahora ya sabes por qué se le llamó “Efecto Pigmalión” al experimento.

Para seguir reforzando este tema te dejamos un video interesante:

La neurona reina: Efecto Pigmalión 

Debate en PerúEduca
Como en PerúEduca sabemos de tu interés por estos temas, queremos que nos brindes tu opinión argumentada a través de un hilo de discusión que hemos creado en nuestra herramienta de foros.

Para entrar, haz clic en el enlace y comenta. También puedes hacerlo directamente desde el cuadro que se encuentra en la parte inferior, haciendo clic en responder. Podrás hacerlo si inicias sesión con tu usuario y contraseña de PerúEduca.

Fuentes:

  • Baños, Inmaculada (2010). “El efecto Pigmalión en el aula”. Revista Innovación y experiencias educativas, 85(10), 9.
  • García, Mari Carmen (2014). Pigmalión en la escuela inclusiva. Cuadernos de Pedagogía. Recuperado de https://bit.ly/2FJS5Ek

Copiado de: perueduca.pe