Una de cada cuatro familias no participa en la educación infantil de sus hijos.

El 83 % de los docentes manifiesta que se dedica más tiempo a la lectoescritura, la lógico-matemática o a un segundo idioma, que a los aspectos emocionales o de valores.

EFE – 

Las familias participan muy poco en la educación de sus hijos durante los primeros seis años de vida y solo una de cada cuatro se implica, según los educadores infantiles, que reclaman más tiempo para poder educar en valores y «hacer buenas personas en las aulas».

Son algunas de las conclusiones del VI Estudio de Opinión sobre Educación Infantil en España de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (Amei-Waece), que insiste en que «la primera infancia es una de las fases más importantes e influyentes en la vida de cualquier niño». Por ello, creen que es inadecuado que «el 25,5 % de las familias tenga una implicación »muy baja« en la educación de sus hijos y que solo participe en ella con la intensidad deseada un 12 %.

«La implicación de las familias cuando sus hijos acuden por primera vez a un centro infantil es alta debido a las necesidades asistenciales del niño, pero disminuye según van adquiriendo autonomía y no prestan atención a la parte educativa que se delega en los maestros», asegura el informe.

La directora de comunicación de Amei-Waece, Elvira Sánchez, asegura que el estudio refleja la «falta trabajo de equipo entre educadores y familias» y que 2 de cada 3 docentes encuentran poco realista o «inadecuado el currículo infantil».

En este sentido, un 83 % de los docentes manifiesta que dedica más tiempo a la lectoescritura, la lógico-matemática y un segundo idioma, que a los aspectos emocionales o de valores. «No estamos centrando en que aprendan el inglés cada vez más pronto y nos estamos olvidando de que sean buenas personas», advierten los docentes.

También critican «por escaso» el apoyo de las administraciones a la educación infantil en el primer ciclo (0-3 años), que para el 55 % «es bajo o muy bajo», mientras que en la etapa 3-6, un 50 % lo califica de alta.

El 76 % de los educadores infantiles creen también que el ratio del primer ciclo no es el adecuado, la misma opinión que tiene 56 % respecto a la segunda fase y piden «una mayor liberación de los maestros en tareas administrativas» para poder mejorar su labor educativa en el aula.

Además, el 73 % de los educadores alerta sobre la «primarización de la etapa» que consiste en «entender el segundo ciclo como un prologo hacia la Primaria con contenidos y criterios de evaluación que merman la identidad y la autonomía de la Educación Infantil.


Fuente: hoy.es