Apurimac: Comuneros ocupan el ingreso a la mina Las Bambas, exigen liberación de su presidente comunal y de sus asesores legales.

En su mayoría son mujeres con sus niños. El viernes la Policía utilizó bombas lacrimógenas para dispersarlas.

Mujeres, ancianos, jóvenes y niños se mantienen en el ingreso al asiento minero Las Bambas para exigir la liberación de estas personas. Incluso, han condicionado el reinicio del diálogo a esta exigencia.

El vicepresidente de la comunidad, Edison Vargas Huamanga, negó los cargos y dijo que ahora ya no quieren los predios que les dio la empresa minera a cambio de la antigua Fuerabamba, donde hoy se encuentra el tajo abierto, y prefieren recuperar sus tierras.

“Si la empresa y el Estado quieren diálogo, primero que venga mi hermano Gregorio Rojas y los asesores legales. Ya estamos en la entrada de Las Bambas. Si no nos van a solucionar entonces ya no queremos nada, solo recuperar nuestro territorio”, anotó Vargas Huamanga.

Los comuneros reclaman a la minera por construir una vía de doce kilómetros en el predio comunal Yavi Yavi sin cumplir con la consulta previa y por no pagar el derecho de uso. En protesta, desde el 4 de febrero, no permiten el paso de los camiones que trasladan mineral de Las Bambas al puerto Matarani.

El último diálogo con el gobierno se dio el 20 de marzo. Empezó a las 6:00 de la tarde y se prolongó hasta la 1:00 de la madrugada sin que encontraran una solución. La reunión continuó el día siguiente a las 2:00 de la tarde con presencia de un representante de MMG Las Bambas. La postura de la empresa fue no pagar por el uso de la vía, pero propuso dar apoyo social en obras.

Los comuneros respondieron que debían consultarlo en Yavi Yavi, y se retiraron. Esa misma noche la Policía detuvo al presidente comunal y a los dos asesores legales.

“Por qué no los capturaron cuando entraban o salían de la reunión de diálogo. Si eran extorsionadores, por qué se sentaron a dialogar con ellos”, cuestionó el vicepresidente comunal. En tanto, un contingente policial ha llegado a Yavi Yavi. La consigna sería abrir la vía que permanece cerrada hace 49 días.

Expulsados

En la comunidad de Fuerabamba han sido expulsados 120 de sus miembros al ser considerados como promineros y causantes de la criminalización de los dirigentes. Se trata de personas que tienen restaurantes, hospedajes, o prestan servicio de transporte y mantenimiento de vía a la compañía minera.

Uno de ellos es el exvicepresidente de Fuerabamba Obispo Huamaní Criollo. Él afirma que fue expulsado de la comunidad por treinta años y vive constantemente amenazado.

“Yo no puedo juzgar a Gregorio Rojas, los culpables son los asesores legales que los manipulan y han dividido a la comunidad. Por opinar que vamos por mal camino y que hay que dialogar, me odiaron”, declaró.

Huamaní también dijo que su hija de 14 años fue objeto de bullying en la comunidad y terminó suicidándose.

Fuente: La República