La invisibilidad del autismo / La República.

Muchos de nuestros niños ruegan encontrar profesoras buenas y comprensivas que asuman el reto de tener un niño especial en sus aulas y esperando que padres y alumnos los acepten.

El autismo tiene características bastante notorias; sin embargo, parece invisible para el Estado, porque no existen registros de diagnósticos ni tratamientos del trastorno del espectro autista en los centros de salud estatal, ante la inexistencia de profesionales especialistas en el tema.

Existe también invisibilidad del autismo en cuanto al derecho a la educación: muchos de nuestros niños no están matriculados, algunos asisten como alumnos libres, bastantes se quedan en casa, otros van a colegios privados y cambian año tras año de centro educativo, rogando encontrar profesoras buenas y comprensivas que asuman el reto de tener un niño especial en sus aulas y esperando que padres y alumnos los acepten, a pesar de que en muchos casos asisten al colegio con maestras sombras (acompañantes del niño sufragadas por los padres).

Muchos colegios funcionan solo como guardería y nos preguntamos dónde está el Estado para supervisar qué les enseñan, cómo los evalúan y qué hacen todo el día en las aulas.

A medida que pasan los años, los padres tenemos una sensación de tristeza, agobio, y angustia por el mañana, porque los años no regresan, mientras nuestros hijos van sufriendo la discriminación y el aislamiento social, a pesar de que a ellos les gusta interactuar, les gusta estar con amigos, les gusta aprender y ser útiles como cualquier otra persona.

Existe también invisibilidad del autismo con el DNI, porque el Reniec no tiene en su listado de discapacidades el trastorno del espectro autista, pese a que está reconocido en la Organización Mundial de la Salud y son considerados como discapacitados físicos; ello sin contar que muchos no tienen certificado de Conadis, por lo difícil de obtener el certificado de discapacidad en las instituciones de salud.

En el Perú, el autismo es invisible y nosotros los padres no solo luchamos contra el trastorno, luchamos contra el Estado y la sociedad, luchamos por visibilizar el autismo, para que nuestros hijos tengan los mismos derechos que los demás niños, ya sea a una identidad o al acceso a salud y educación de calidad.

Es hora de exigir, de denunciar, de hacerlos visibles, porque son ciudadanos con derechos. Es hora de que las autoridades pongan en acción el Plan Nacional para las Personas con el Trastorno del Espectro Autista, aprobado en el presente año. Es hora de estar atentos y cambiar su situación actual por nuestros hijos, por su futuro y por los niños que vendrán.

Fuente: La República


Si te gustó esta publicación compártelo en tus redes sociales. Asimismo, no te olvides de regalarnos un like en nuestro fanspage de facebook:
https://web.facebook.com/tuamawta
¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!
https://www.youtube.com/channel/UCQRM-TXsJjsQOn_MBpp1Anw