Telenovelas y deserción escolar, por Oswaldo Molina

“Los estudiantes peruanos subestiman en 20% los retornos de la educación universitaria”, señala Oswaldo Molina, director de la Maestría en Economía de la Universidad del Pacífico

Oswaldo Molina – 

Jonathan es un joven inteligente que vive en las periferias de Lima. A pesar de su talento, dejará la escuela para ponerse a trabajar. Él y sus padres consideran que seguir estudiando no es tan buena idea: piensan que los ingresos que podrá obtener Jonathan cuando culmine sus estudios serán bajos y que, por tanto, conviene más que empiece a trabajar y aportar a la economía familiar. Lamentablemente, este no es un fenómeno tan extraño.

De acuerdo con encuestas que hemos recogido, los estudiantes peruanos subestiman en 20% los retornos de la educación universitaria y en más del 30% los retornos de la educación básica. La evidencia internacional muestra una situación semejante. Los más perjudicados tienden a ser los más pobres, quienes suelen tener peor información debido a la falta de referentes exitosos. Y este factor, junto con otros como la urgencia económica, termina explicando que entre el 2014 y el 2015 más de 140 mil niños dejaron la escuela en el Perú.

El gobierno ha buscado solucionar la falta de información con la excelente iniciativa Ponte en Carrera, que brinda datos sobre los diferentes retornos de la educación. Sin embargo, muchas familias no acceden a esta información, no lo hacen en el momento adecuado o, lo que es peor, no la entienden. Es clave, además, que los estudiantes reciban información complementaria, como por ejemplo sobre la existencia de becas –como Beca 18–, de manera que puedan aspirar a seguir estudiando, a pesar de su precariedad económica. ¿Qué se puede hacer entonces? Gracias al apoyo del US Department of Labor y del Ministerio de Educación, pudimos evaluar junto con mis colegas Christopher Neilson, profesor de la Universidad de Princeton, y Francisco Gallego, profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile, el impacto de unos videos telenovelas que, de manera didáctica, brindaban todo este paquete informativo a los estudiantes de escuelas públicas del país. Estos videos narraban justamente la historia de unos jóvenes que también debían tomar decisiones sobre su futuro. A la par de esta historia, los videos brindaban no solo información clave, sino que explicaban cómo entenderla y utilizarla convenientemente. Los resultados son extraordinarios: cuando revisamos la información de matrícula del año siguiente, constatamos que los estudiantes que fueron expuestos a estos videos no dejaron la escuela. Así, nuestra intervención logró reducir la tasa de deserción escolar en casi 19% en áreas urbanas.

Lograr estos resultados positivos nos muestra cómo nudges o empujones pueden tener un gran impacto sobre la acumulación de capital humano. Dado el bajo costo que representa entregar información, esta intervención es, además, particularmente costo-efectiva. Como consecuencia de los auspiciosos resultados, el Ministerio de Educación decidió expandir el proyecto y utilizar estos videos como parte del currículo regular de las escuelas de jornada escolar completa, alcanzando así más de 2.000 colegios y medio millón de niños. Se espera que pronto pueda expandirse al resto de las escuelas públicas del país. Pensar que quizás un niño en algún lugar recóndito del Perú no dejará la escuela debido a esta intervención le da sentido a nuestro esfuerzo y labor académica.

Fuente: elcomercio.pe
—————————

Si te gustó esta publicación compártelo en tus redes sociales. Asimismo, no te olvides de regalarnos un like en nuestro fanspage de facebook:
https://web.facebook.com/tuamawta
¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!
https://www.youtube.com/channel/UCQRM-TXsJjsQOn_MBpp1Anw