La pasión por el fútbol de las niñas machiguengas

18 setiembre

Escolares de la comunidad nativa Ticumpinia llegaron a Lima para los Juegos Deportivos Nacionales 2019. Prefieren correr sin zapatos y están orgullosas de su lengua nativa. Viajaron casi 24 horas en un bote, dos buses y avión. Esta es su historia.

Su amor por el fútbol, un deporte que ellas prefieren practicar sin zapatos y coordinarlo en su lengua nativa -el machiguenga-, las llevó a clasificar en su categoría en los Juegos Deportivos Escolares Nacionales (JDEN), que hoy se realizan en Lima. Para ello, las 17 niñas de la comunidad nativa Ticumpinia, de la provincia de La Convención, en Cusco, viajaron por más 24 horas en un bote, dos buses y un avión, para vivir este sueño.

Almendra M., de 13 años, es una de ellas. Hace unos meses, a diferencia de sus compañeras, ni siquiera se interesaba en el fútbol. “Prefería el vóley”, recuerda. Sin embargo, hoy considera que podría llegar a seguirlo de manera profesional. “No puedo describir lo que siento al jugar, me gusta el trabajo en equipo, me lleno de emoción y me siento orgullosa de mí misma”, dice, mientras descansa de su entrenamiento en el colegio Bartolomé Herrera, sede de los JDEN, donde hoy su equipo competirá contra las alumnas de la región Piura.

 

Nacidas para jugar

En la comunidad nativa Ticumpinia existe solo un colegio, el N° 64553, donde no hay más de 100 alumnos. Es allí donde, a inicios de este año, llegó Emilio Quispe, desde Puno, para ser profesor de Educación Física.

“Desde el primer día supe que todas tenían ese talento para el fútbol”, afirma el docente, quien cuenta que este deporte es muy popular entre las mujeres del lugar. “Desde los cuatro años y hasta los 65, todos lo juegan. Es fenomenal”.

Pero no fue fácil, pues Emilio asegura que la institución educativa no cuenta con un adecuado material deportivo y los niños estudian “entre tablones viejos de madera”. Incluso, para formar el equipo completo y poder participar de los JDEN tuvieron que pedir apoyo de otras dos menores de un colegio de Quillabamba.

 

 

Sin embargo, la pasión de las pequeñas por el fútbol las hizo superar todas las fases del campeonato: la distrital en Megantoni, provincial en Quillabamba, departamental en Cusco y, finalmente, el campeonato macrorregional en Abancay. Este último triunfo las trajo a Lima.

 

Más sueños

“Quiero ser parte de la Selección Peruana de Fútbol Femenino. Quiero jugar fútbol siempre”, dice Deysi Pérez (14), con una sonrisa nerviosa que no opaca su firme decisión. Y es que a la hoy capitana del equipo de las niñas machiguengas esta pasión le viene de familia. Fueron sus padres y sus hermanas quienes le enseñaron a jugar. “Aunque también quisiera estudiar Ingeniería Ambiental en Lima”, y tampoco duda al decirlo.

 

A unos metros se encuentra María del Pilar Simón (14), quien visita Lima por primera vez y, con una mirada llorosa, recuerda las palabras que le dijeron sus padres cuando se enteraron de que representaría a su comunidad en los JDEN. “Me dijeron que si me gusta el fútbol, siga en esto. Y que están muy orgullosos de mí”. Las niñas machiguengas han logrado un sueño y hoy pueden cumplir otro.

Fuente: larepublica.pe

¿Ya conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!
https://www.youtube.com/tuamawta